Un ataque temible en un equipo irregular. La delantera del Manchester United asusta. Le marcó ocho goles a la Roma en semifinales y ya dejó en la cuneta a los otros dos conjuntos españoles, la Real Sociedad y el Granada. El segundo clasificado de la Premier League es el indiscutible favorito en la final de Gdansk por el poderío de una línea ofensiva en la que conviven la capacidad rematadora de Edinson Cavani, el talento sublime de Bruno Fernandes, la velocidad de Marcus Rashford y recursos alternativos como la habilidad del joven Mason Greenwood. Y sin embargo, pese al valor de todos estos argumentos, el conjunto de Ole Gunnar Solskjaer sigue alejado de la máxima fiabilidad. Ha acabado doce puntos por debajo del City en una Premier en la que realmente no ha peleado por el título y no ha levantado ningún trofeo desde que el técnico noruego asumiera el banquillo en diciembre de 2018. Sus problemas son variados: a veces se le atascan los encuentros ante rivales muy conservadores que defienden con un bloque compacto cerca de su portería; en otras su línea defensiva concede oportunidades con demasiada facilidad (en esta Premier ha encajado 44 goles; más de uno por partido y la cifra más alta de los cuatro equipos ingleses que se han clasificado para la próxima Champions).

Llegará muy descansado. El United tenía asegurada la segunda plaza en la Premier desde hace muchas jornadas y Solskjaer aprovechó el último fin de semana de competición doméstica para dar descanso a todos sus titulares. Jugó en Wolverhampton con once teóricos suplentes -sólo Eric Bailly podría formar de inicio en Gdansk si Harry Maguire no se recupera- e incluso hizo debutar a un par de jóvenes del filial. Pese a ello, ganó por 1-2. Esa gestión de los minutos contrasta con la situación de un Villarreal que se jugaba una plaza de Europa League en Valdebebas y alineó un once prácticamente de gala.

Maguire es el puntal defensivo. El capitán del Manchester United ha sido incluido en la lista de convocados y Solskjaer ha reconocido que apurarán todas las opciones para que pueda jugar, pero lleva lesionado desde el 9 de mayo y su tobillo no parece aún estar en plenas condiciones. Su participación es muy importante porque es el líder de la línea defensiva, el que ordena a sus compañeros -hace mejor a Lindelöf– y el que aporta serenidad. El que sí está descartado es el delantero Anthony Martial.

El encaje de Pogba. Solskjaer ha encontrado la manera de que el francés pueda formar parte de un once en el que parecía haberse quedado sin sitio cuando la pareja Fred-McTominay se adueñó del doble pivote y cuando llegó el impresionante Bruno Fernandes para ocupar la media punta. El internacional galo parte ahora desde el costado izquierdo, arrancando con mucha fuerza hacia dentro y liberando el carril para que el muy ofensivo Luke Shaw gane profundidad por esa banda. Todo ello ha desplazado a Marcus Rashford a la derecha, pero en general ha permitido que el United aúne en tres cuartos de campo calidad y poderío físico.

Últimas noticias | Diario ASOle Gunnar Solskjaer, Villarreal CF, Manchester United, Liga Europa, Equipos, Fútbol, Competiciones, DeportesRead More


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar