El Mundial de Sudáfrica 2010 fue casa de diversos momentos para guardar en la historia. Para el aficionado español, sin duda el éxito de la Roja quedará grabado a fuego en la memoria, pero también quedará en el recuerdo de todo un continente la satisfacción de ver cómo por primera vez la Copa del Mundo se disputaba en suelo africano o para los ciudadanos uruguayos ver cómo su selección regresó al primer plano futbolístico alcanzado las semifinales por primera vez desde 1970. De la mano de Óscar Washington Tabárez, los charrúas lograron el cuarto puesto y el hombre clave de aquella hazaña fue, sin duda, Diego Forlán (Montevideo, 1979), que marcó cinco goles en el torneo y acabó siendo nombrado ganó el Balón de Oro Mundial.

No obstante, la historia de Forlán va más allá de las glorias logradas con la camiseta de la Celeste. Debutó con Independiente de Avellaneda en 1998, aunque en 2002 fue fichado por el Manchester United a petición expresa de Sir Alex Ferguson. En Old Trafford nunca llegó a tener la continuidad deseada a la sombra de un Ruud Van Nistelrooy que en aquellos años era una auténtica estrella. Tras ganar una Premier y una FA Cup en la que apenas tuvo protagonismo se marchó en 2004 al Villarreal, donde escribió con letras doradas la mejor etapa del conjunto castellonense hasta el día de hoy. Montó con Román Riquelme una sociedad de lujo y juntos lideraron al submarino amarillo de Manuel Pellegrini hasta la semifinal de la Champions League de la que sólo les separó un penalti fallado por el centrocampista argentino en el descuento ante el Arsenal. Previamente Forlán ya había conquistado el Trofeo Pichichi y Bota de Oro en 2005 tras anotar 25 goles en la temporada en la que los amarillos se clasificaron por primera vez para la máxima competición continental. Por todo ello, la final de la Europa League de este miércoles entre United y Villarreal tiene un carácter especial para el uruguayo. Se enfrentan el equipo que le dio su primera oportunidad en Europa y con el que alcanzó la fama mundial en un torneo que le trae muy buenos recuerdos. Y es que 2010, además de un año dorado coronado por su gran Mundial, fue también el gran héroe del Atlético Madrid en la Europa League, que ganó con el conjunto rojiblanco siendo el MVP de la final ante el Fulham.

Forlán había llegado al Atlético en verano 2007 con la gran responsabilidad de tapar el hueco que dejaba vacío Fernando Torres, toda una leyenda del club. Cumplió con creces. Se convirtió en el nuevo hombre gol del conjunto rojiblanco, con el que también llegó a ser Pichichi y Bota de Oro en 2009 al marcar 32 goles en LaLiga.

Los años en España fueron sin duda los mejores de la carrera de Forlán como futbolista. Después pasó por Inter de Milán, Inter Porto Alegre, Cerezo Osaka, Peñarol, el club de su vida, y Mumbai City antes de terminar su carrera en el Kitchee Sports Club de Hong Kong en 2018, cuando decidió colgar las botas tras una carrera de éxitos en la que marcó 318 goles en 814 partidos.

Tras su retirada, Cachavacha, como le llaman en Uruguay, ha seguido vinculado al fútbol, aunque los éxitos que logró como jugador le quedan muy lejos en su nueva vida. En diciembre 2019 aceptó el cargo de entrenador de Peñarol pero fue cesado en agosto de 2020 tras los malos resultados del equipo. Sólo estuvo 11 partidos al frente del histórico equipo uruguayo con un balance de cuatro triunfos, cuatro derrotas y tres empates. Hace poco más de dos meses el club Atenas, de la Segunda División uruguaya, anunció su contratación como nuevo técnico con la esperanza de ascender a la máxima categoría la próxima temporada, que aún no ha empezado en el país latinoamericano.

 

Últimas noticias | Diario ASDiego Martín Forlán Corazo, Villarreal CF, Liga Europa, Manchester United, Fútbol, Equipos, Competiciones, DeportesRead More


0 comentarios

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *