El pasado 8 de diciembre, William Shakespeare, de 81 años de edad, fue el primer hombre en recibir la vacuna de Pfizer. Lo hizo en el Hospital Universitario de Coventry, y aunque no tenía nada que ver con el célebre dramaturgo y poeta británico, la similitud entre ambos provocó que su nombre saltara de inmediato a la esfera pública.

Pero el pasado jueves, este antiguo empleado de Rolls Royce y consejero parroquial falleció tras sufrir una apoplejía. Era conocido como Bill, y cuando le tocó recibir el remedio contra la COVID-19, se mostró impaciente y definió el momento como algo «maravilloso».

Imagen recordada

Su imagen recibiendo el pinchazo vestido con la bata del hospital y calzando sus zapatillas navideñas dio la vuelta al mundo. La pérdida de Shakespeare fue lamentada no sólo por su familia, sino también por las personas con las que mantenía relación.

Según recordó Jayne Innes, concejala del barrio de Whoberley, era «una figura muy querida en el Partido Laborista de Coventry. Es una persona que siempre será recordada con cariño».

Pistoletazo de salida

Reino Unido fue el primer país del planeta que empezó a administrar sueros contra el patógeno. El pistoletazo de salida se dio el mencionado 8 de diciembre de 2020, y fue denominado como el ‘V-Day’. Al igual que en nuestro país, los primeros ciudadanos que recibieron los medicamentos fueron los mayores y los más vulnerables, como era el caso de Shakespeare.

Últimas noticias | Diario ASCiencia, Coronavirus Covid-19, Reino Unido, Pandemia, Coronavirus, Virología, Epidemia, Enfermedades infecciosas, Europa occidental, Microbiología, Enfermedades, Medicina, Europa, Biología, Salud, Ciencias naturalesRead More


0 comentarios

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *