Del recorrido de la Vuelta 2021 (14 de agosto al 5 de septiembre) muchos detalles han llamado poderosamente la atención: las cronos inicial y final, la inclusión de colosos inéditos como el Gamoniteiro, Villuercas… Y quizá en un primer momento no se reparó tanto en una de sus grandes novedades, la jornada entre Sanxenxo y la cima de Castro de Herville en Mos (Pontevedra). Y ahí está su magia. Una etapa clave a todos los efectos, por trazado y por su ubicación el penúltimo día (4 de septiembre), que se propone ser una gran sorpresa.

«Es una trampa, para eso está pensada», analiza para AS un mosense ilustre como Óscar Pereiro, ganador del Tour 2006, quien colaboró en el diseño de esta etapa en la que la ronda española abandona la fórmula de colocar un gran puerto el penúltimo día y opta, con la crono final en el horizonte, por otra totalmente diferente pero que puede ser más espectacular. Porque esa etapa 20 tiene un perfil propio de clásica, exprimiendo al máximo la orografía gallega de un entorno como las Rías Baixas.

Y que nadie se engañe, ascensiones no van a faltar, cuenta Pereiro: «Javier Guillén me preguntó: ‘¿Se puede hacer en tu tierra una etapa digna de final de Vuelta? Cogí la bici, recorrí las carreteras por las que entrenaba cuando era profesional y se lo confirmé: ‘Se puede hacer una de mucho desnivel, con subidas duras en las que los líderes pueden verse los últimos 30 kilómetros completamente solos cara a cara».

Porque esos 173 km pueden ser la última oportunidad para corredores valientes y escaladores a los que no le beneficie tanto la crono final entre Padrón y Santiago. La primera parte será de control de los equipos y de intentos de fuga hasta que comience el primer puerto: desde entonces, los ciclistas se enfrentarán a casi 100 sin un metro llano, «en los que al principio sólo los gregarios de mucha calidad pueden ser un apoyo. Porque a partir de entonces se puede romper a cualquier equipo, es terreno de sube, baja, curva, contracurva… en el que un ciclista toma seis segundos de ventaja… ¡y no tienes contacto visual!».

Y así se irán coronando Vilachán, Mabia y Mougás, quizá el puerto de más entidad (10 km a casi el 6%), para encarar Prado y la ascensión final a Castro de Herville en Mos (8,6 km al 5,7%). Subidas relativamente cortas, pero en las que se encuentran rampas que superan el 15% de desnivel y con sus respectivas bajadas en las que, si le diese a la lluvia por aparecer (algo raro en esas fechas en las Rías Baixas) verían su peligro multiplicado. Un trazado para preparar una emboscada con la que asaltar la roja de La Vuelta. «El principio va a ser interesante ver qué tipo de escapada se forma, qué corredores y de qué equipos se filtran en ellas para intentar realizar alguna estrategia. Tengo claro que es una etapa que se debe retransmitir entera por televisión«, apunta convencido Pereiro, pero que no se olvida de que el deseo de todos es que se den las condiciones necesarias (sobre todo, sanitarias) para que el público gallego abarrote las cunetas: «Es una gran jornada para venir a vivirla in situ. Si acudes en bici puedes encontrar dos o tres puntos cerca para ver pasar a los ciclistas».

Corredores que, después de tanto trazado ratonero, se encontrarán con la última ascensión, la subida a Castro Herville, en la que sólo al recorrer las primeras rampas uno se olvida de que está catalogada de segunda categoría debido a que no llega a los 9 kilómetros de longitud. Entre praderas verdes que se tornan en vegetación más frondosa, los ciclistas se encuentran auténticos rampones de hasta el 16%, terreno suficiente para hacer mucho daño si se tiene en cuenta todo lo que llevan encima de etapa y de carrera. Serán momentos en los que esté en juego la general, por lo que no podrán disfrutar de las bondades en forma de paisaje que se pueden admirar en el tramo final. De hecho, hay un mirador con una característica cruz de piedra que da un toque de mística al magnífico escenario del Valle de Louriña que se contempla desde la cima.

«Me hubiese encantado disputar esta etapa. No sé si la hubiese ganado, pero seguro que la hubiese disfrutado muchísimo», se sincera Pereiro, al que no le cabe duda de que todos los aspirantes vendrán a reconocer con todo detalle esta especie de ‘encerrona’ que La Vuelta ha preparado a un día de su conclusión, y de la que se saca una conclusión muy clara: «Es una etapa decisiva para la general».

Tercer final gallego con crono en Santiago

«La verdad es que la hermandad que tiene La Vuelta con Galicia es bonita. Si no es un año, es al siguiente, pero esta tierra siempre es protagonista y nunca decepciona», asegura Óscar Pereiro sobre el desenlace de la ronda española en este 2021. La organización aprovechará el año Xacobeo, como ya hizo en 1993 y en 2014, para volver a cambiar su clásico desenlace de paseo triunfal en Madrid por uno de competitividad hasta el final en tres etapas vertiginosas.

Y para honrar al Apóstol, La Vuelta no ha querido que ninguna de sus jornadas en suelo gallego sean de transición. La etapa 19ª unirá Asturias con Galicia desde la salida de Tapia hasta Monforte de Lemos, donde se prevé muchísima batalla ya que podría ser la última oportunidad de que llegue una fuga y todos aquellos equipos que aún no hayan ganado deberán intentar filtrar representantes en la escapada. Todo en un trazado que supera los 3.500 metros de desnivel y justo después de ascender el Gamoniteiro.

Al día siguiente, entre Sanxenxo y Mos, los aspirantes a la general sacarán la calculadora. Un terreno propio de una clásica que ya se ha bautizado como una ‘miniLieja’ y que se disputa justo antes de la crono final. «Yo auguro mucha batalla y que puede decidir La Vuelta, ya hay gente aquí que me dice que parece que quiero quitarle emoción a la contrarreloj del último día», comenta entre risas Pereiro.

Sin embargo, al hablar del trazado de esa lucha contra el reloj entre Padrón y Santiago de Compostela, reconoce que el recorrido es duro. El colofón frente a la Catedral que verá al ganador de La Vuelta 2021. «La Vuelta ha venido muchas veces a Galicia, pero sigue descubriendo lugares atractivos y de gran belleza», cuenta Pereiro, orgulloso de que su tierra vuelva a ser protagonista de la gran ronda española.

Últimas noticias | Diario ASÓscar Pereiro, Pontevedra, Vuelta España, Santiago de Compostela, Vueltas ciclistas, Provincia A Coruña, Montañas, Ciclismo, Galicia, Espacios naturales, Competiciones, Deportes, España, Medio ambienteRead More


0 comentarios

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *