Una parábola perfecta con la zurda y desde el centro del campo. El golazo de Patrik Schick ante Escocía es ya historia de la Eurocopa. El tanto recorrió todo el mundo por la plasticidad con la que sorprendió a Marshall desde una posición tan lejana. El nombre de su autor, también.

El delantero checo necesitaba un impulso como este para relanzar su carrera. Después de un arranque fulgurante en el fútbol italiano, la llegada a la Bundesliga había dejado más sombras que luces últimamente. Rindió a medias en el RB Leipzig y ha estado a ese mismo nivel en el Leverkusen. Le faltaba confianza.

También le ha podido la presión de ser el jugador checo que más dinero ha movido en traspasos. Y eso que después de un primer año brillante en Italia en la Sampdoria se llevó el varapalo de ser rechazado por la Juve cuando ya había llegado a un acuerdo. Por dos veces no pasó el examen médico del conjunto turinés, lo que le hizo tener que buscar otro destino.

En ese momento apareció Monchi, por aquel entonces director deportivo de la Roma, que lo fichó para el conjunto capitalino en uno de los pocos fichajes importantes que hizo en su época como director deportivo en Italia. El español vio en él un delantero como para poder ser decisivo en las grandes citas, lo cual quedó demostrado en su debut en la Euro.

De aquel Schick a este han cambiado muchas cosas. No triunfó en Roma y empezó a dejar una serie de dudas que le llevaron a Alemania. Lo que no ha cambiado es su calidad en la pierna izquierda. El gol antológico ante Escocia lo corrobora. Uno de los tantos más bellos de la historia de las Eurocopas.

Últimas noticias | Diario ASEurocopa 2020, Selección Fútbol Escocia, Selección Fútbol República Checa, Patrik Schick, Eurocopa, Selección checa, Campeonato Europa, Selecciones deportivas, Fútbol, Competiciones, DeportesRead More


0 comentarios

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *