Daniel Felipe Martínez protagonizó en Sega di Ala una de las imágenes del Giro. El colombiano, último hombre de Egan Bernal en la montaña, tuvo que esperar a la maglia rosa en la crisis que sufrió en la última ascensión de la 17ª jornada. Girado hacia su compatriota y líder, le jaleó con el puño en alto. «Hice lo que hay que hacer, lo que cualquiera haría en un mal momento por el compañero en dificultades», afirma Martínez a AS con humildad. «No le di mucha importancia, simplemente deseaba respaldarle, transmitirle que el mal rato pasaría y que continuaría como líder de la carrera».

Martínez, de 25 años y séptimo de la general, considera que, «pese a la pequeña crisis», Bernal tiene «todo de cara para conquistar la camiseta rosa»: «Simon Yates realizó un ataque enorme, lo reconocemos, pero Egan dispone aún de una ventaja considerable respecto a Caruso y a él». Profesional desde 2015, perteneció a Team Colombia, Wilier y EF antes de fichar por el Ineos para la presente temporada. En 2020 explotó tras ganar el Dauphiné y una etapa en el Tour, y su primer top-ten en una cita de tres semanas se encuentra a su alcance. Por eso se muestra «encantado» con su rendimiento y la relación con el vencedor del Tour de 2019, que apunta a su segunda grande: «Coincidimos anteriormente con las selecciones colombianas y en otras competiciones, pero recién nos empezamos a conocer más en este Giro. Se trata de un chico muy cercano, muy meticuloso y centrado en su trabajo, a los demás nos encanta ayudarle».

Con Caruso a 2:21 y Yates a 3:23, Bernal (que superó a Nairo como el ciclista de Colombia con más jornadas al frente de la clasificación del Giro, 10 a 9) también piensa que cuenta con «una buena renta» a gestionar en las dos metas en alto y la contrarreloj que restan. El trazado de hoy cambió por la tragedia de Mottarone (murieron 14 personas después de caer al vacío el funivía). Ese puerto de primera se sustituyó por una cota de cuarta, Gignese, con lo que los problemas los pondrá la subida final: Alpe di Mera, 9,7 km al 9%, con rampas del 14%, una cumbre de características similares a Sega di Ala. El rosa confía en «no repetir otra mala tarde»: «Creo me siento bien, sin problemas físicos más allá de alguna molestia en la espalda. Por eso espero correr de tú a tú con los rivales. Además, Daniel actúa como mi ángel de la guarda, lo que aporta tranquilidad».

Damiano Caruso, segundo, se conforma con su plaza en el cajón: «De aquí a Milán procuraré no perder lo logrado». Simon Yates apela a la épica: «Nada se decide hasta que no cruzas la última línea de llegada. Apuraré cualquier opción». Sin Giulio Ciccone, animador en los días clave, Vlasov, Carthy, Bardet o el renacido Almeida no deberían resignarse a acabar tan lejos del podio. Mientras, Antonio Pedrero, 17º y baza del Movistar en la montaña, promete más acción: «Lo buscaremos en las dos etapas que faltan».

Últimas noticias | Diario ASEgan Bernal, Daniel Felipe Martínez, Simon Yates, Damiano Caruso, Aleksandr Vlasov, Hugh Carthy, Romain Bardet, Giro Italia, Vueltas ciclistas, Italia, Ciclismo, Europa occidental, Competiciones, Deportes, EuropaRead More


0 comentarios

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *