Rulli

El portero de la Europa League que ha jugado cada semana como si lo hubiera hecho día sí y día también. La final fue probablemente el partido en el que más seguro se mostró de toda la competición. Nada más arrancar tuvo que intervenir para atajar un disparo centrado pero potente de Rashford y tal intervención le llenó de confianza. Antes del descanso se encargó de evitar el gol en propia de Albiol corrigiendo su postura ‘in extremis’ para evitar el tanto. Tras el descanso apenas intervino pero su gol en los penaltis y su paradón a De Gea le dieron la corona a los amarillos.

Foyth

El carácter que mostró en la final es simplemente el resultado de la evolución de un futbolista que ha pasado de la nada al todo en una temporada. El joven futbolista no tuvo reparo en cuerpear con Cavani nada más comenzar el partido, hacer segadas a Rashford o chocar con Pogba hasta el punto de que este se le cayó encima y casi tuvo que ser cambiado por una hemorragia.

Pau Torres

Las instrucciones de Emery hoy eran claras: cerrar el centro para que Bruno Fernandes no tuviera espacios y Pau cumplió bien. Ciertamente cuando tuvo que abrirse para ayudar a los laterales se le vio en un comienzo un tanto dubitativo, pero poco a poco fue superando el ‘miedo escénico’ y se terminó convirtiendo en el rey del encuentro. El central salvó el gol con la cabeza tras un remate de Cavani que ya había superado a Rulli, antes del final pudo marcar con un disparo de rosca que se le marchó alto y su verticalidad para sacar la pelota fue esencial ara desatascar al equipo. Anotó el penalti con una calidad soberbia.

Albiol

Una noche más, su partido estuvo a la altura del mejor Raúl Albiol, aquel que ganaba mundiales, ligas y cualquier título que se le pusiera por delante. Hoy ‘cayó’ una Europa League y gran parte de que esta sea ya amarilla fue gracias a la calidad que demostró para sacar la pelota con desplazamientos largos que evitaron la presión inglesa o a como evitó un gol en el 44 de Cavani tapando un centro justo en el área pequeña

Pedraza

Pedraza se ha comido todo lo que le han puesto por delante este año: Desde Estupiñán por la titularidad hasta hoy a Greenwood y Bissaka. Los cambios de ritmo del lateral fueron uno de los recursos más empleados por los amarillos para sacar la pelota y su proyección en ataque fue clave para forzar varios córners. Poco antes de ser cambiado sirvió un balón de gol al área pero nadie logró rematar con potencia para convertirlo en asistencia.

Capoue

Trabajador incansable y en silencio, hoy se vio más acompañado en el centro del campo que en otras ocasiones en las que ha sido un verdadero ancla para evitar contras rivales. La entrada al verde de Coquelin en la segunda mitad le sentó muy bien y le permitió pisar algo más de área rival. De hecho, a partir de la entrada de su compatriota se fue haciendo dueño del centro del campo y terminó la prórroga siendo dueño del partido junto con Parejo.

Parejo

Parejo es de Champions, pero como su equipo juega Europa League se ha dedicado toda la competición a lucirse por los estadios del viejo continente. En la semifinal frente al Arsenal ya demostró que el centro del campo es suyo y hoy en la final su guante fue el causante del tanto de los amarillos ya que sirvió una asistencia perfecta a Gerard Moreno. Más allá de eso, todo el fútbol del equipo pasó por sus botas y cuando tuvo que ponerse el mono de trabajo no tuvo reparos en hacerlo. Anotó su penalti y por fin tiene en su cuenta un título europeo. Se lo merece.

Trigueros

Trigueros siempre es el alma imaginativa del Villarreal. La libertad que le dan Capoue y Parejo para que pueda desplegarse por la línea de tres cuartos le permite ver pases y generar acciones decisivas que otros no pueden. Hoy, esa libertad la tuvo pero la empleó sobre todo para defender. Manu corrió, corrió y volvió a correr de lado a lado en defensa, pero en ataque quizás estuvo algo falto de chispa.

Gerard Moreno

Tenía que ser él, tenía que ser Gerard Moreno quien anotara el tanto que le valió al Villarreal una Europa League. El delantero sumó su gol número 30 de la temporada y quizás el más importante de la misma al enganchar un soberbio centro de Dani Parejo. Cierto es que no pudo participar tanto en tres cuartos como le hubiera gustado, pero su compromiso fue tal que bajó al área para defender y para tratar de sacar la pelota, en vez de quedarse esperándola, que habría sido lo fácil. La Copa de la Uefa lleva el nombre de Gerard.

Yeremy

Que se acabe el tópico aquel que dice que los futbolistas con desborde no defienden, o al menos que no se aplique a Yeremy Pino. El canterano amarillo se vació por ayudar a Foyth a frenar el carril izquierdo de los ingleses, especialmente a Rashford. Eso sí, si bien fue el primero en bajar a defender, su velocidad hizo que fuera el primero al que buscaran en los contraataques, aunque estuvo muy solo y tan solo pudo generar algo de peligro con un disparo lejano que se marchó a corner tras un rebote.

Bacca

En lo que fue la final apenas pudo enganchar disparos a portería, sin embargo su labor como pivote fue fundamental. El colombiano estuvo muy solo pero supo sostener la pelota entre rivales hasta que sus compañeros igualaban su lugar en el terreno de juego. Dejó un centro mágico de rabona que de milagro no se convirtió en asistencia y fue sustituido en el minuto 60.

CAMBIOS

Coquelin

Las lesiones le han privado de poder participar todo lo que le hubiera gustado, pero en la final demostró el por qué de su fichaje. El francés fue la apuesta de Emery y salió al cambio en sustitución de un delantero para tratar de cortar la sangría que vivía el equipo amarillo. Y así fue. Primero como un defensor más y posteriormente cuando su equipo despertó con el balón en los pies.

Alcácer

Ha ido de más a menos esta temporada, pero el título no se entiende sin los 6 goles que el delantero marcó en la fase de grupos. A partir de ahí, en el duelo de hoy su salida dio algo más de juego combinativo al equipo ya que el ’17’ se entendió perfectamente con Gerard para dar algo de oxígeno. En alguna ocasión trató de armar la pierna para buscar el gol pero o bien por robos o bien por cierta lentitud, nunca pudo hacerlo.

Moi Gómez

Moi apareció cuando tocaba y para hacer lo que Emery le pidió: controlar el balón. El centrocampista ayudó a que su equipo se rehiciera del ‘sopapo’ de juego que le había dado el Manchester a su equipo en la segunda mitad y su aportación fue clave para retomar el control.

Mario Gaspar

Junto con Alberto Moreno, su entrada refrescó al equipo de una forma encomiable. Foyth se encargó de cansar a Rashford y Gaspar terminó de hundirle no dándole ni un solo espacio.

Alberto Moreno

La garra, la rabia, el coraje con el que Alberto Moreno salió a la final fue digno de un futbolista que sabe que la historia le debe una. El lateral se rehizo de la maldición que pesa sobre él por parte de un sector de la afición del Liverpool llevánodse el título, siendo importante y anotando su penalti.

Unai Emery

Mr Europa League. El vasco ya tiene de nuevo el título europeo y sus decisiones en la final fueron trascendentales para ello. Muchos en sus casas le tildarían de loco cuando quitó a Carlos Bacca mientras su equipo estaba siendo superado, pero la entrada de Coquelin dio un respiro al equipo, le permitió rehacerse y de hecho llevó a que en la prórroga los castellonenses fueran mejor. Se ha ganado el título y ya es de Champions, otra vez.

Últimas noticias | Diario ASVillarreal CF, Parejo, Gerard Moreno, Gerónimo Rulli, Liga Europa, Manchester United, Equipos, Fútbol, Competiciones, DeportesRead More


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar