Hace tan solo cinco días, Italia vivía una tragedia en la que morían 14 personas. Uno de los teleféricos que conecta las localidades de Stresa y Mottarone, en la región de Piamonte (norte), se precipitaba al vacío por causas desconocidas. Unos días después del accidente, se detenía a tres personas implicadas en el accidente y, este viernes, según recoge la Agencia EFE, el jefe de operaciones del teleférico admitía haber desactivado el sistema de frenado del aparato con la intención de solventar una anomalía.

Gabriele Tadini, autor de la acción que podría haber acabado con la vida de estas catorce personas -entre ellas un menor-, se encuentra detenido desde la pasada madrugada del miércoles. De hecho, fue su abogado, Marcello Perillo, quien se ha encargado de trasladar sus declaraciones a la prensa, asegurando que desconocía en todo momento el riesgo real de su decisión.

Junto a él, también fue detenido el propietario de la empresa ‘Ferrovie del Mottarone’ -quien se encarga de gestionar el teleférico- y su director. Los tres están acusados de homicidio múltiple doloso, desastre por negligencia y eliminación de herramientas para evitar accidentes de trabajo.

Conocían el fallo desde hace semanas

Desde el pasado martes, Fiscalía y carabineros han podido escuchar las declaraciones y testimonios de todos los empleados del teleférico donde se produjo el accidente. Tras sus palabras, la fiscal jefe de Verbania, Olimpia Bossi, quien se encuentra a cargo de las investigaciones de la tragedia, aseguró el pasado miércoles, 26 de mayo, que «los tres detenidos habían estado al tanto del fallo en el sistema de frenos de seguridad durante semanas”. Sin embargo, no se puso solución.

Perillo, abogado de Tadini, indicó que su cliente “no pensó ni remotamente que podría suceder” tal suceso, añadiendo que el jefe de servicio que desactivó los frenos está “arrepentido” ya que no pensó que “el cable de tracción se podría romper”, haciendo que el aparato se precipitara al vacío.

Un niño de cinco años, único superviviente

Se llama Eitan Biran, tiene cinco años, es de Israel y ha resultado ser el único superviviente a la tragedia. El menor se encontraba desde el pasado 23 de mayo, pero no fue hasta este jueves por la tarde cuando despertó del coma inducido y pronunció sus primeras palabras. Por el momento, el pequeño se encuentra en el hospital, mejorando, aunque con pronóstico reservado.

Por desgracia, sus padres, su hermano menor y dos de sus abuelos están entre los fallecidos en el accidente. Por el momento, los médicos solo le han indicado que se encuentra en el hospital, el día que es y que ha dormido durante varios días.

Al despertar y ser a su tía junto a él -hermana de su padre- el niño pronunció sus primeras palabras: «¿Qué estamos haciendo aquí en el hospital?», según ha revelado Il Corriere della Sera. Mientras tanto, en Tel Aviv, se han llevado a cabo los correspondientes funerales de la familia.

Últimas noticias | Diario ASTeleféricos, Italia, Europa occidental, Transporte ferroviario, Europa, TransporteRead More


0 comentarios

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *