Tres mil años después de su extinción en Australia, los demonios de Tasmania han vuelto a nacer en el entorno salvaje del país. Han sido un total de siete crías, conocidos como ‘joeys’, que han nacido en el Santuario de Vida Silvestre de Barrington, de 988 acres, en Nueva Gales del Sur, dijo la ONG australiana Aussie Ark en un post de Instagram y recoge la CNN.

Esta especie animal se extinguió en Australia con la llegada de los dingos, una especie de perro salvaje, por lo que su existencia se limitó tan solo a la isla de Tasmania. Sin embargo, el número de demonios fue disminuyendo con el paso de los años tras la detección de una enfermedad contagiosa, una especie de cáncer conocida como Enfermedad del Tumor Facial del Diablo (DFTD), la cual ha terminado con el 90% de esta población desde 1996, año en el que se descubrió la enfermedad.

Se prevén más nacimientos

En vista de la situación, esta organización australiana, Aussie Ark, reintrodujo 11 demonios de Tasmania en su hábitat natural, en la Australia continental. Un hecho que se realizó tras una prueba en la que contaron con 15 individuos de esta especie, lo que provocó que el total de estos demonios de Tasmania ascendieran hasta los 26. Meses después de esta liberación, las criaturas se han reproducido con éxito, multiplicando el número total de animales de esta especie.

De hecho, expertos en la materia han notificado que las hembras estarían embarazadas ya que han identificado diminutas crías en las bolsas de las madres. Según informa el Turismo de Australia, las crías de estos animales corren hacia la bolsa de la madre, viviendo allí durante tres meses hasta su nacimiento. Las hembras del demonio de Tasmania pueden dar a luz entre 20 y 40 crías a la vez.

25.000 ejemplares en Tasmania

«Llevamos más de 10 años trabajando incansablemente para devolver a los demonios a la naturaleza de Australia continental con la esperanza de que establezcan una población sostenible. Una vez de vuelta, todo dependía de ellos», dijo Aussie Ark en un comunicado el lunes. «Los habíamos observado desde lejos hasta que llegó el momento de intervenir y confirmar el nacimiento de nuestras primeras crías salvajes. Y qué momento fue”.

«Hemos sido capaces de devolver históricamente al demonio a tierra firme, y hoy es otro hito completamente», dijo Tim Faulkner, presidente de Aussie Ark, en un vídeo publicado en Instagram. Según la organización tan solo quedan 25.000 individuos de esta especie en estado salvaje en la isla de Tasmania. Estos demonios son los marsupiales carnívoros más grandes del mundo y son depredadores autóctonos. Además, también son carroñeros, lo que ayuda a mantener su entorno libre de enfermedades.

Últimas noticias | Diario ASTasmania, Australia, Oceanía, Animales, Fauna, Especies, Medio ambienteRead More


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar