Volantazo en la dinámica de Utah Jazz. Previsiblemente, lejos de ser decisivo, pero sí a tener en cuenta. Tras una temporada regular pletórica, en la que se fueron sumando los éxitos deportivos y los elogios, Memphis Grizzlies ha supuesto la primera piedra en el camino. Una que puede ser de peso para una franquicia que, como todo aquel que llega más lejos de lo esperado, se encuentra en proceso de ganarse el respeto de la actual NBA. No pudieron con los JA Morant y compañía. En especial, con un Dillon Brooks espléndido, que se fue hasta los 31 puntos. Toque de atención, aunque con matices. Memphis, tras el exitoso play-in, con San Antonio Spurs y Golden State Warriors como víctimas, llegaba envalentonado; y Utah, tras su tramo más gris (que no negro, ni mucho menos) en el curso de la regularidad, sin su principal estrella, Donovan Mitchell. Esto último, sin embargo, según la ESPN, podría ser un problema añadido.

Salvo sorpresa, Micthell estará en el segundo partido de la serie, pero la ausencia en el primero le podría haber molestado de forma considerable, tal y como apunta el medio norteamericano. El exterior, apartado de las pistas desde el pasado 16 de abril por un esguince en su tobillo derecho, tenía previsto disputar el primer encuentro de playoffs. Y, de hecho, todo el mundo lo tenía apuntado en su agenda. «Estoy listo para empezar. Sin dolor. Estoy emocionado», publicaba ayer mismo por la mañana. Por la tarde, sin embargo, su nombre no estuvo en la lista de jugadores disponibles. Fue un giro repentino, ya que en las horas anteriores tampoco constaba como lesionado, y que no le sentó bien. El propio entrenador de la franquicia, Quin Snyder, de hecho, lo aceptó en la rueda de prensa posterior al choque, al mismo tiempo que lo presentaba como algo positivo, fruto de la competitividad.

El jugador, que había estado entrenando durante los tres días anteriores y que había asistido a la sesión de tiro matinal, se sentía preparado para jugar. Fue el personal de entrenamiento de Utah, con Mike Elliott al frente, quien, a última hora, tomó la decisión. Y ahí, según el periodista Andy Larsen, especializado en los Jazz, es donde podría estar el quid de la cuestión. Según Larsen, la verdadera controversia se encontraría entre el personal de entrenamiento de la franquicia y el equipo personal del jugador, en una especie de disputa por ver quién toma las decisiones acerca del estado de Donovan. Y, en todo ello, Dwyane Wade, nuevo copropietario de la organización, también podría entrar en juego. Sin ir más lejos, su manejo en este tipo de situaciones, dada su dilatada y experiencia como jugador, fue uno de los motivos que llevaron a Ryan Smith, propietario, a contar con él como socio.

Muchas voces para una decisión y una decisión que, de forma inequívoca, busca un mismo destino: llegar lo más lejos posible en la fase final de la mejor liga del mundo. El próximo partido, programado para la madrugada del miércoles (4:00 hora española), revelará la situación final. Por el camino, Mitchell no se borra: «Lo siento a todos… desearía poder decir más … ¡Estaré ahí fuera pronto!», publicó en Twitter tras la derrota de su equipo. Se siente líder y el grupo le necesita. En su horizonte, demostrar que lo acaecido en temporada regular no fue casualidad. Dentro del juego coral mostrado por el equipo, generado desde el perímetro y orbitando alrededor de Rudy Gobert, es la pieza que más brilla, con varias voces a su favor, durante buena parte del curso, en la carrera por el MVP. Lesión de por medio, ya es inalcanzable; pero la gloria final, la que todo integrante de la NBA persigue, no. Pequeño bache, incendio, en un camino que había sido de rosas. Para ser el mejor, también hay que superar este tipo de situaciones.

Sección NBA | Baloncesto | Diario ASUtah Jazz, NBA, Playoffs, Baloncesto, Eliminatorias, Equipos, Competiciones, DeportesRead More

Categorías: NBA

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar