Podían ser dos carreras gemelas, Estiria y Austria, pero por ahora apunta a otra cosa. El cambio a unos neumáticos más blandos y el enorme descenso de las temperaturas en Spielberg presentan un gran premio diferente en el mismo circuito que la semana pasada. Ahora Mercedes tiene un par de décimas de margen sobre Red Bull en ritmo de carrera, también a una vuelta. Mandó Hamilton por delante de Bottas y Verstappen, con dos décimas de margen, en una jornada tensa por las apreturas del circuito y el tráfico constante. El líder del Mundial, a la zaga. 

Los pilotos no se pusieron de acuerdo ni para concluir cuándo estaba lloviendo. «Varias gotas», dijo Norris; «completamente seco», zanjó Alonso. El asturiano se perdió el entrenamiento matinal para ceder su Alpine al chino Guanyu Zhou, piloto de desarrollo, y se le acumuló el trabajo en la tanda vespertina. No importó, fue más rápido que Ocon aunque tuvo que mejorar su tiempo con unos neumáticos exprimidos previamente: cuando venía en una vuelta rápida se encontró con un Alfa Romeo en el último sector que le frenó por completo. «No me lo puedo creer. No me lo puedo creer. Estos no tienen retrovisores. ¿Quién ha sido?», dijo por radio. Era Raikkonen.

El octavo en la tabla de tiempos de Fernando no es positivo porque Aston Martin ha dado un salto de calidad, con Stroll y Vettel al frente de la zona media, y los Alpha Tauri siguen muy cómodos en el circuito de las bebidas energéticas. El asturiano fue más rápido que McLaren, pero los coches de Woking tienden a despertar los sábados, como Sergio Pérez (11º). Si Alpine baja varios peldaños aun cuando comienza el fin de semana en el top-5, el panorama no es alentador cuando desde los primeros kilómetros del fin de semana están más atrás.

Dudas con Ferrari

Las salidas de pista fueron una constante, aunque no hubo banderas rojas. Norris por la hierba, Hamilton por la grava, también Leclerc. El monegasco había sido segundo en el primer entrenamiento, seguido de Carlos Sainz, pero el buen reinicio de Ferrari en Red Bull Ring se vio manchado por los problemas de ‘graining’ con los neumáticos delanteros. El blando les duró diez vueltas, demasiado poco, y el SF21 se volvió «inconducible» conforme se degradaron las gomas, en palabras del madrileño. Quizás por eso se han centrado desde entonces en resolver la gestión de las ruedas, aunque previsiblemente les vaya a costar prestaciones puras.

La segunda sesión de Maranello es difícil de analizar, porque montaron la goma blanda tarde y las gotas de lluvia ya estaban empañando la tabla de tiempos. Ni Leclerc ni Sainz mejoraron sus vueltas del Libre 1. En cualquier caso, fue bueno para los pilotos trabajar la lluvia fina, porque la previsión dice que el domingo puede ser una constante en las condiciones de carrera.

Sección Formula 1 | Motor | Diario AS Max Verstappen, Lewis Hamilton, Mundial Fórmula 1, GP Austria, Fernando Alonso, Carlos Sainz Jr., Fórmula 1, Automovilismo, Campeonato mundial, Deportes motor, Competiciones, Deportes Read More

Categorías: FORMULA 1

0 comentarios

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *